Prevenir el Alzheimer con ejercicio aeróbico

0
224
Prevenir el Alzheimer con ejercicio aeróbico

Como todos sabemos, el Alzheimer es una enfermedad que genera una alteración neurodegenerativa primaria y que acostumbra a aparecer en la vetustez. El ejercicio aeróbico puede asistirnos a prevenir este mal.

Prevenir el Alzheimer con ejercicio aeróbico

Aquellos perjudicados por este trastorno experimentan cambios en el tejido de algunas unas partes de su cerebro, como una pérdida progresiva de acetilcolina. Esta sustancia es esencial para el correcto funcionamiento del cerebro y está asociada a las habilidades de aprendizaje, pensamiento y memoria.

El primer síntoma del Alzheimer es la pérdida de memoria. Al comienzo es inapreciable, pero poco a poco se marcha haciendo más evidente hasta el momento en que se alcance el punto en el que el individuo sea incapaz de realizar labores cotidianas.

Hay estudios que aseguran que la nutrición y el ejercicio son fundamentales para sostener el cerebro joven y en forma. Precisamente, el ejercicio como prevención del Alzheimer es el tema que trataremos acá.

El laboratorio de Jackson, en Maine, USA, consiguió demostrar esta afirmación. Observaron que los cambios que se dan en los tejidos del cerebro de ratones viejos pueden paliarse haciendo que los animales corran con cierta regularidad. Aunque la vejez es el peligro clave para padecer Alzheimer asimismo tiene un vínculo directo con el suministro de sangre a nuestro cerebro.

Teniendo esto en cuenta, los estudiosos estudiaron los cambios en los cerebros de los ratones más ancianos y los jóvenes. Para dar cuenta de la práctica deportiva a largo plazo, se proveyó a los animales de mediana edad de ruedas de correr y se examinaron sus cerebros una vez alcanzaron la ancianidad, que es cuando el peligro de Alzheimer es más alto. Los animales que no tuvieron acceso a al ejercicio presentaron síntomas de pérdida cognitiva, al tiempo que los que sí lo realizaron consiguieron mejores resultados en las pruebas de memoria y aprendizaje.

Ejercicio para prevenir el Alzheimer

Es por esto que se aconseja la práctica de ejercicio, pero no cuando uno ya ha avejentado, si no cuando se encuentra en la mediana edad. El aerobic tradicional puede ser una buena opción. No obstante, en ocasiones uno no dispone del tiempo ni el poder adquisitivo preciso para apuntarse a clases de aerobic.

La solución está en salir a caminar o bien a correr y establecer una rutina para esto. Las caminatas no deben ser como un camino, tienen que tener cierta intensidad y también ir acompañadas del balanceo de los brazos semiflexionados.

Como mínimo debemos pasear, o correr, a lo largo de veinte minutos. Poquito a poco podemos ir agregando más tiempo, conforme se vaya adaptando nuestro cuerpo a este nuevo hábito. La frecuencia ideal para hacer ejercicio es cuando menos dos veces por semana y máximo 4. Eso sí, siempre y en todo momento alternando días.

Comentarios

Dejar respuesta